Politica de cookies

Acepto Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Me llamo Agnieszka Hintzler, nacida el 11 de mayo 1973 en Danzig, Polónia, y soy fotógrafa.

Aúnque ya me gustaría poder contar que a los 5 años tenía claro que quería ser fotógrafa, la verdad és que me gustaban más las aventuras con mis amigos, jugar con cochecitos y muñecas y que prefería los escalopes vienesa al helado de fresa.

Después de salir del colegio, empecé con la escuela de Arte. Habría preferido estudiar Fotografía porque allí estaban los chicos más guapos, pero fui razonable y estudié escultura. Nunca perdí el contacto con la fotografía aunque no me levantaba de madrugada para capturar la salida del sol en lugares especiales de la ciudad, ya que a estas horas probablemente estuviera en el metro de vuelta de una fiesta salvaje con un solo deseo: ir a dormir.

Empecé a sacar fotos de mis esculturas y de las obras de mis compañeros. Me sentía fascinada por el artista y su obra, documentando el trabajo hasta capturar su conclusión, el momento en que los dos hallaban su alma común.

Un día conocí una fotógrafa de mucho talento que me mostro su trabajo de diploma. Eran fotografías eróticas, y cuándo las vi, supe lo que quería hacer: hacer fotos de las personas y con las personas - su personalidad, su individualidad, su sonrisa, sus secretos, su belleza... el instante justo.

En 1995 me fui a Alemania para estudiar y practicar fotografía. Soy miembro de Photo Art Professional y he participado con éxito a numerosos concursos, así como talleres y seminarios.

Diez años después en año 2005 me pidieron hacer una sesión de fotos de moda a orillas del mar y decidí quedarme en la maravillosa isla de Mallorca. Ahora vivo en el romántico pueblo de Santanyí ¡y sigo enamorada de mi trabajo!

La gente és interesante cuándo su simple apariencia nos cuenta una historia. Me fascinan la belleza joven cuando florece así como la de los años acumulados.

Cuando empieza una sesión de fotos, me olvido del mundo a mi alrededor. Cuándo me dicen que se ve el entusiasmo de la fotógrafa en las imágenes, sé que he hecho mi trabajo bien.